El Canadiense

Ya sabéis que en Fooding Madrid somos dos mitades, una española y otra canadiense. Así es que si abren un restaurante que se llama El Canadiense con platos canadienses, estamos en la obligación de probarlo. Y así lo hicimos tan pronto como pudimos.

Probamos un poquito de todo -poutine, hamburguesas, costillas y postres-. Y, aunque a mí, mitad canadiense, sí me recordó un poco a casa, no me ‘llevó’ allí. Lo explico…

Tuvimos la suerte de estar en una especie de reservado que tienen pensado para grupos con una mesa grande. ¡Buena idea que aplaudimos! La salita está decorada en tonos madera, bonitas plantas, y con una gran lámpara con cuernos de reno, que sí da ese toquecito canadiense.

La primera impresión fue mejor que buena.

Lo que probamos:

Poutine

Lo primero que hicimos cuando supimos que habían abierto un restaurante canadiense fue buscar en la carta que hubiese poutine. La había. ¡Bien! Entonces había que probarla.

¿Si era la misma poutine que conozco, que me recuerda a casa y que tanto echo de menos en Madrid? No exactamente.

La sirven en una base de tiras de batata horneada que al principio nos dejó un poco en shock porque normalmente se hace con patatas fritas pero que no estaban nada mal. Estaban muy bien cocinadas y crujientes y no demasiado dulces como para desentona con el resto de sabores, como el de la salsa de carne, que estaba sencillamente deliciosa.

Nos dimos cuenta después de que se puede pedir la poutine con patatas fritas y posiblemente le demos una oportunidad la próxima vez que vayamos.

Como ya he dicho, la salsa de carne estaba más que conseguida. Muy sabrosa, así como las tiras de bacon (¿A quién no le gusta el bacon?   ¿A quién?). Pero la única cosa que no me convenció fueron los taquitos de queso . Para mí, una poutine no es una poutine sin los dados de queso bastante potente y éstos de sabor demasiado suave.

Pâté Chinois

Este pâté chinois me recordó mucho al que prepara mi madre [¿Hay un elogio mayor a un plato? ] Carne picada mezclada con guisantes, judías y maíz y encima un puré cremoso de patata y trocitos de cebolleta.

Fue muy fácil de compartir y estaba increíblemente bueno. Sin duda, una gran elección para calentarse en los días fríos.

Porki burger

Esta hamburguesa  de pulled pork es una de las especiales de la carta. Carne mechada de tiras de cerdo, queso cheddar, bacon y rúcula. Fue, sin duda, una de nuestras favoritas.

Esa carne que se deshacía, a tope de sabor y más que jugosa con el resto de ingredientes… Mmm… Sólo esta hamburguesa merece una visita a El Canadiense.

Granjera burger & Canadian burger 

La granjera está en el apartado ‘carnivoras‘ de la carta. Se puede elegir el tipo de pan -brioche, chapata o muticereales- y el tamaño de la carne –200 gramos o 400 gramos-. Ésta de la foto es de 200 y lleva, además de la carne, queso cheddar, bacon canadiense, tomate y huevo frito.

Aunque en las fotos no se ve del todo bien, todas las hamburguesas son servidas con una pequeña ensalada de col y con patatas fritas. El ketchup, mostaza y mayonesa viene aparte para que pongas tanto como quieras.

Pedimos la ‘canadiense‘ sólo con carne y cheddar . Normalmente la sirven con cebolla, lechuga y tomate también. Pero es que cada vez nos gusta más lo más simple en cuanto a hamburguesas se refiere. Carne y cheddar. Ésta de la foto es del tamaño más pequeño (150 gramos) porque era parte de un menú del día que tienen por 12,50 euros.

¡No puede haber algo más simple y más bueno! Se notaba muy mucho la alta calidad de la carne y su sabor a brasa. Además, no escatimaron en queso cheddar y el pan estaba delicioso.

Costillar braseado a baja temperatura al sirope de arce

Estas costillas tenían un montón de carne y se despegaban muy fácil del hueso. ¡Gran señal! La salsa barbacoa estaba rica pero le faltaba un pelín de sabor BBQ más.

Llega el momento de hablar del postre. Y hay que admitir que fue un poco bajón porque tenía muchas muchas ganas de probar las Nanaimo bars (postre que mi abuela solía cocinar) y lamentablemente se habían terminado. Entonces decidí probar el ‘lime pie’ y tampoco les quedaba. ¿El pecan pie entonces? Tampoco. Todos se habían terminado .

Al final pedimos la típica tarta de mamá del Bar Galleta y cheesecake.

Tarta de Mama

Afortunadamente esta tarta de galleta típica nos quitó el bajón. Estaba realmente buena. Al probarla pudimos entender rápido por qué es tan famosa en Bar Galleta.

Cheesecake

La cheesecake estaba cremosa y muy sabrosa. Muy rica la compota de frutos rojos y brutales el helado y la galleta que viene al lado.

Ambos postres estaban brutales, aunque eso sí son para compartir sin duda.

(El Canadiense también ofrece platos no canadienses como curry de pollo, lasagna de berenjenas o poke bowl picante de atún. ¡Ah! También sirven desayunos. Mira aquí el menú completo.)

¿Dónde está?

¡Encuentra en nuestro Mapa Fooding  más sitios ricos para comer en Madrid!


RELATED POST

Deja un comentario

INSTAGRAM
FOODING MADRID

Copyright © 2016 · All Rights Reserved · Fooding Madrid

A %d blogueros les gusta esto: