Gofio

Gofio ha llegado a nuestras vidas para quedarse. ¿Es una buena declaración de intenciones sobre nuestra opinión de este restaurante en el Barrio de Las Letras? Cocina canaria 100% que une en la proporción perfecta modernidad y tradición.

Gofio es, sin ningún tipo de dudas, uno de nuestros últimos mejores descubrimientos. Porque creemos que todo en su conjunto lleva la esencia Fooding (Food+Feeling) que adoramos.

Para empezar no hay carta al uso, sino tres opciones de menú. Uno corto, que tiene seis platos sin decir cuáles son. Uno medio, con ocho platos. Y uno largo, con diez.

Los platos en cuestión varían continuamente, pero casi todos llevan de una u otra manera ese ingrediente 100% canario, el gofio.

El restaurante:

La decoración también tiene un aire canario total. Con tonos claros y de madera natural.

Además, hay una especie de libretas en las paredes con explicaciones e ilustraciones de recetas canarias y geografía de las diferentes islas.

Lo que probamos:

Nosotras optamos por el menú de los ocho platos. Cinco son salados y tres, dulces.

Barrilote con dos mojos

¡Ah! Cuando te sirven cada plato te explican detalladamente qué es cada ingrediente y cómo ha sido cocinado. No sé a vosotros, pero a nosotras nos encanta ir un poco más allá. Y en Gofio se consigue.

Barrilote, nos dijeron, es el nombre canario para bonito. En este plato viene acompañado por dos mojos -“la rica salsa canaria se llama mojo picón” , ya sabéis…-, uno con un punto picante y otro más suave.

Los trocitos blancos, nos explicaron, son merengue de fruta de la pasión y la ‘tierra” de alrededor es de aceituna negra, que da el puntito crujiente.

Nos gustó bastante este primer plato para comenzar. Era una buena muestra de lo que iba a ir la comida 😉

Trucha salada de conejo con salmorejo 

Ni la trucha es la trucha que conocemos ni el salmorejo tampoco. Además, de de gastronomía en Gofio se aprende de lenguaje canario .

Allí llaman trucha a esta especie de empanadilla, que generalmente rellenan con un sabor dulce, pero que esta vez lo hicieron con guiso de conejo. Y el salmorejo es una especie de salsa hecha con pimentón, ajo, pimienta y sal.

La trucha la sirven sobre una mezcla de albahaca, cilantro y rúcula y el salmorejo lo inyectan dentro de una crujientísima trucha con una jeringuilla una vez está en la mesa. El camarero recomienda cortar la trucha y mezclar todo. Así lo hicimos y nos encantó.

Ambas concluimos en que hubiéramos repetido dos y tres veces ese plato, posiblemente el mejor de todos.

Dim-sum de potas estofadas en su salsa

Empecemos por el caldo porque, literalmente, está de muerte. Es una reducción de pota con un sabor bastante potente, pero exquisito. El dim-sum está relleno de potas estofadas en su salsa y encima tiene una lámina de papada de cerdo ibérico. La mezcla resulta rara a simple vista pero el sabor es muy agradable.

Arepita de gofio rellena de mechada de vaca rubia y mojo de aguacate

Este plato fue otro de nuestros favoritos. Se trata de una arepa rellena de vaca rubia estofada acompañada de salsa de aguacate. Los puntos rosas que se ven al lado son de cebolla roja confitada.

El rico estofado unido a la cremosidad de la salsa de aguacate, el crujiente de la arepa y el puntito de la cebolla… ¡Sí, también nos hubiésemos comido tres arepas… y cuatro!

Pulpo a la brasa con gofio

Pulpo a la brasa con salsa de gofio, sabor ahumado y un punto picante. Suena bien y sabe mejor. Además, el picante lo ponen los puntitos de gelatina picona de pimienta. Es decir, que si te mola el picante lo añades y si no, nada. Que sea opcional está muy bien. De hecho, una de nosotras lo puso y la otra no y a ambas nos encantó el plato.

Sorbete de mango y albaricoque

Este sorbete de mango y albaricoque fue el primero de los platos dulces. Excelente para limpiar el paladar y prepararlo para los sabores dulces que venían después.

Trucha dulce con dulce de batata y crema de relleno de batata, galleta de mantequilla y dulce de leche 

Y aquí está. La trucha al estilo tradicional, es decir, con sabores dulces. La trucha está rellena de y acompañada por trocitos de galleta de mantequilla y dulce de leche. ¡Sí, es una bomba que adorarán los más golosos!

La trucha no estaba tan crujiente como la salada y la batata dulce un pelín salada, pero la mezcla con el dulce de leche y la gallega compensaban totalmente.

Galleta de mantequilla y crema de gofio

Y para terminar, una galleta de mantequilla con crema de gofio, ¿qué si no? En nuestra opinión un bocado perfecto para terminar nuestra experiencia en Gofio.

De todas todas, comer en Gofio es una experiencia para todos los sentidos. Utilizar ingredientes tradiciones de una forma moderna y con una ‘no carta’ que va variando.

Gofio ofrece una verdadera experiencia Fooding de principio a fin y no hay duda de que volveremos.

¿Dónde está?

¡Encuentra en nuestro Mapa Fooding  más sitios ricos para comer en Madrid!


Deja un comentario

INSTAGRAM
FOODING MADRID

Copyright © 2016 · All Rights Reserved · Fooding Madrid

A %d blogueros les gusta esto: